Móviles. ¡No molesten, por favor!

Móviles no molesten DEn la sociedad actual, una de las cosas que más me molestan, me preocupan y hasta me parecen desagradables es la sobreutilización de los teléfonos móviles.

Convierten a cada persona en un ser maleducado. Si antaño se decía “en la mesa y en el juego se conoce al caballero”, ahora se tendría que acuñar un dicho con el uso del móvil.

Estás en una cafetería y ya nadie da palique al camarero, está absorto en la pantallita digital, subes en el ascensor, y todos obnubilados, recibiendo y enviando mensajes, y para rematarlo, con los auriculares puestos.

Paseas, todos más pendientes de los telefonitos, que de lo que les rodea, incluso al cruzar una calle o carretera. No sé como no hay más atropellos por lo inconscientes de esos individuos.

En las relaciones sociales y personales, más de lo mismo, tienes invitados en casa, y antes de sentarse colocan el móvil en su sitio de la mesa. Alguna que otra vez me he plantado y se lo he recriminado. Estamos de tertulia en el sofá, igual. Todo el mundo más pendientes de las teleconversaciones que de las charletas cara a cara.

En las reuniones de trabajo, si dependen de mi, prohíbo el móvil, y menos, encima de la mesa. Siempre hay alguien que te dice que es por si surge algo importante. En la vida, nos pueden suceder un par de cosas trascendentes para dejar todo lo que tienes entre manos y que casualidad que tienen que pasar en la hora que convocas una reunión.

No digo que no se pueda utilizar en el trabajo, pero solo para llamar o recibir llamadas verdaderamente importantes, lo demás, para casa. Aunque confieso que yo también lo utilizo alguna vez para recibir o enviar mensajes, pero de forma bastante limitada, en el despacho, no por los pasillos, que eso ya me parece el colmo, y por supuesto, en las reuniones, apagado.

Ahora que todo el mundo se dedica a hacer plantes por un montón de motivos, yo tendría uno, por que los móviles fueran lo suficientemente inteligentes que solo nos permitieran utilizarlos en privado, fuera de espacios públicos, para no molestar a nadie; fuera del trabajo; por supuesto, fuera de espacios académicos o culturales; y si me apuran, fuera de la calle.

Móvil en privado. Sería un buen lema. Y sin molestar, por favor.

Ver página – Pensamientos.

 

Autor: Chari Ruiz

Periodista, lectora y aprendiz de muchas cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.