Tonterías en la cocina (III)

Tonterías 3Otra gran tontería que nos ha traído la popularidad de la cocina actual es la cantidad de términos que hemos importado del inglés, es curioso, porque no creo que los anglosajones nos puedan enseñar ni a cocinar ni a comer, salvo honradas excepciones, claro. Si por lo menos los términos fueran franceses.

La mayoría de los términos son a cual más bobos, por no decir otra cosa, ¿no podemos buscar su equivalente en español?

A ver, estoy harta de leer y de escuchar, real food, slow food, batch cooking, foodie, brunch… La mayoría de estos términos están acuñados por esa panda, generalmente de treintañeros (la generación actual que más me repele), que se creen estar a la última en cuanto a cocina y gastronomía y que saben más que nadie por que emplean el inglés para referirse a costumbres que nosotros y nuestros antepasados hemos tenido siempre y hemos hecho que la cocina de este país, la mediterránea, sea una de las mejores del mundo.

Porque vamos a ver, que es la real food, comida real, pues eso, lo que en nuestra casa se come a diario, legumbres, verduras, arroz, pescado, carne, rara vez consumimos ultraprocesados, por no decir nunca, creo que salvo el codillo y el confit de pato, nunca he comprado comida elaborada. Y esto es lo que hacían nuestras madres y abuelas, si, porque los hombres rara vez se acercaban a la cocina. Ahora, que los hombres si entran, descubren la real food. De risa. Por no decir, que dan ganas de llorar de la tontería que llevan encima.

Slow food, tres cuartos de lo mismo, no significa que hagamos la comida en 10 horas, no creo que cocer una legumbre en la olla rápida sea un crimen, ni preparar una tortilla francesa. El término nace por su oposición a la fast food, comida de restaurantes rápidos, como hamburgueserías y demás, pero una buena hamburguesa no tiene porque ser mala tampoco, depende de la calidad de la carne y demás ingredientes. Con lo cual no se debe ni pensar en ese término.

Si hay algo que me da repelús de verdad es el batch cooking, que se creen estos jovenzuelos que hemos hecho las que peinamos unas cuantas canas para sobrevivir desde que empezamos a trabajar. Pues comprar una vez a la semana o una vez al mes y cocinar para varios días, con ayuda de un buen congelador, para no tener que llegar a casa, después de una jornada laboral y ponerse a elaborar unos garbanzos, o llamar a algún número de teléfono, que se ve que es lo que hacen ellos, y conseguir un menú, de esos de fast food, horroso.

Foodie, mejor ni comentarlo, vamos esos supuestos entendidos en cocina, que conocen al dedillo donde se come y que es lo mejor. Me gustaría verlos. Lo mismo jovenzuelos que han descubierto América. Que alguien les diga que hace más de 500 años que ya se ha descubierto.

¿Y el brunch? Pero si el almuerzo, consistente, de los de siempre, era una costumbre de lo más sana en este país. Se hubiera o no trasnochado la noche anterior. Admite de todo, bocatas, tortillas, pinchos, raciones, dulce, salado. Que se lo pregunten a los de Burgos. ¿Cuándo era normal tomarse un platito de asadurilla? Pues en el almuerzo.

Así, que no nos vengan con tonterías. Que los críos actuales aprendan de la historia y las costumbres gastronómicas de este país. Hay que admitir los usos foráneos, de acuerdo. Pero los buenos. Los malos sobran. Y en cocina, no nos gana nadie, o muy pocos…

Ver página – Cocina.

 

Autor: Chari Ruiz

Periodista, lectora y aprendiz de muchas cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .