Cocina

Momentos en la cocina

Mis momentos en la cocina suponen una de las tareas más agradables de la casa,

Barrer, fregar o planchar son labores tremendamente aburridas, pero la cocina es amena, imaginativa, creativa y en muchas ocasiones relajante.

Comencé a preparar platos sola con doce o trece años, y fueron bastante desastrosos. Recuerdo con horror un arroz con costilla, a rebosar de pimentón o una ternera estofada perfectamente chamuscada.

A partir de ahí supongo que he ido mejorando.

Primero, por supuesto, aprendí de mi madre, Mari, a la que va dirigida una parte importante de estos momentos, después a través de libros, de los cocineros de la tele, recuerdo con cariño a Elena Santonja en Con las manos en la masa y ¡cómo no! de Karlos Arguiñano, ahora con internet, siempre pasito a pasito, y como en la ciencia, mediante ensayo-error.

Si me sale un plato bien y le veo futuro, pues lo repito. Que es horroroso, mejor olvidarlo, y esa receta termina en la basura.

No pretendo ser una chef de primera, pero me gusta esto de cocinar, y no se me da mal del todo, por las bases que me enseñó mi madre y por la práctica a través de los años. Y porque me atrevo con lo que sea.

Me gusta experimentar y aprender. No soy una gastrónoma ni gourmet, soy una cocinera de andar por casa, para los míos y los invitados que de vez en cuando se pasan por aquí.

Recetas: